Tarot del amor diario

El tarot del amor diario

La fuerza del amor

El amor es la fuerza más poderosa que existe. Su capacidad para movilizar recursos como el tiempo o el dinero está por encima de cualquier cálculo.

Independientemente de la circunstancias de cada cual es algo que siempre interesa y se valora. Si se disfruta de él para mantenerlo, y si no se disfruta de él para tener expectativas de alcanzarlo. Así todos los días de la vida desde la adolescencia a la vejez.

La difícil “gestión” del amor

Este motor vital necesita una gestión casi diaria de sus asuntos. La vida es el único escenario posible para su disfrute pero al mismo tiempo una fábrica constante de peligros. Vivir de forma equilibrada es lo más deseable. Para ello es imprescindible poner la máxima atención en atender el área de los afectos.

El tarot tiene la virtud de acercarse al espacio de los sentimientos de una forma distinta y simbólica. Esta distancia que se establece contrasta con la inmediatez de las vivencias diarias. Al cambiar de perspectiva cambia la forma de pensar y aparecen soluciones nuevas.

El tarot del amor diario refuerza y alienta

El tarot del amor diario da un nuevo nombre a cada acontecimiento. La carta del loco puede ser una oportunidad y un peligro. Esta identificación aleja los acontecimientos de la precipitación y el prejuicio.

Los asuntos del amor no son fácilmente expresables. Dependen mucho del estado psicológico de quien los vive pues su subjetividad siempre entra en juego. La mente del cliente es la nota sobre la que se afina toda la obra. De ahí la importancia de un conjunto ordenado de símbolos que, como el tarot, aporta una visión renovada.

Este espacio ganado disminuye presión sobre la mente de una persona. El temor a la pérdida del ser amado queda así conjurado y todos los esfuerzos se dirigen en sentido positivo.

Los arcanos expresan las situaciones, las oportunidades, los peligros y las necesidades. Con la ayuda del tarot del amor diario todo se clarifica y ordena.

tarot del amor diario

Comentarios cerrados